Parashat Bereshit: “¿Apunta Génesis 1-3 a una esperanza mesiánica?

  • Bereshit (בראשית | En un principio)
  • (29 de octubre, 2016 | 27 de Tishrei, 5777 | כט בתשרי תשע”ז)
  • Torá: Génesis 1:1 – 6:8
  • Haftará: Isaías 42:5 – 43:10
  • Evangelio: Juan 1:1-18

Resumen

torahEl rollo de la Torá es el más antiguo y sagrado de todas las escrituras de Israel. Contiene cinco libros. El nombre hebreo para el primero es Bereshit (בראשית). También es la primera palabra del libro en el texto hebreo, así como el nombre de la primera parashá (la primera lectura sema
nal). Bereshit significa “en un principio”.

El nombre Español “Génesis” viene de la Septuaginta (LXX), la traducción griega de la Biblia hebrea. Génesis significa “orígenes”. Por lo tanto, el nombre griego para el primer libro de la Biblia significa “el libro de los orígenes”.

Génesis describe los orígenes de todo. Comienza con los orígenes del universo, se centra en los orígenes del hombre y luego explora los orígenes de la nación de Israel.

Al estudiar la primera lectura semanal del libro del Génesis, aprenderemos mucho acerca de Dios, pero aún más de nosotros mismos. Después de todo, esta es la historia de nuestros orígenes. Cuando se entiende correctamente, la historia de nuestro origen nos ayuda a encontrar nuestro destino.

Bereshit: Una esperanza mesiánicagenesis

Esta semana estamos escudriñando la primera porción de la Torá, “En el principio”. Los primeros capítulos no sólo introducen los temas clave de la Torá –la tierra, las semillas, y la bendición–  sino que también sientan las bases para la futura esperanza Mesiánica.

Echemos un vistazo a Génesis 1:28, “Luego Dios los bendijo; y les dijo Dios: Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y sojuzgadla, dominad sobre los peces del mar y las aves de los cielos y sobre todo ser vivo que se mueve sobre la tierra.” Es esencial darse cuenta de que este verso anticipa ya, todos los temas clave del pacto de Abraham.

En primer lugar, el texto dice que Dios bendice a Adán y Eva. Desde el principio vemos la intención de Dios de bendecir a la humanidad, y el propósito de Dios en escoger a Abraham: para bendecirle a él, a sus descendientes, y a todas las familias del mundo a través de él.

En segundo lugar, vemos que Dios le ordena a Adán y Eva ser fructíferos, multiplicarse y llenar la tierra. Este mandamiento de la creación convierte en realidad la promesa hecha a Abraham, “Y será tu simiente tan numerosa como las estrellas en el cielo” (Ver Génesis 15:7 y Gen 22:17).

Por último, note el mandato de Dios de dominar la tierra, o, en hebreo, “conquistar la tierra.” Este mandato de la creación anticipa claramente el regalo de Dios de la “tierra prometida” a Israel y su necesidad de conquistarla.

En el capítulo 2, volvemos a ver atisbos proféticos del futuro de Israel. Después de que Dios crea a Adán, prepara un jardín muy especial para él, y luego lo coloca en el jardín. Leemos: “Entonces el SEÑOR Dios modeló al hombre de la tierra roja, e insufló en sus narices aliento de vida…Y plantó el SEÑOR Dios un huerto en Edén, al oriente, y puso allí al hombre que había formado” (Génesis 2:7-9). Una vez más se nos recuerda que, como Adán, Israel fue formado primero, y luego colocado en el lugar especial que Dios había preparado.

A continuación, Dios ordena a Adán no comer del “árbol del conocimiento del bien y del mal” para que no muera (Génesis 2:17). Al igual que Adán, a Israel también se le dio mandamientos que, si no obedecía, resultarían en la muerte.

Pasando al capítulo 3, nos encontramos con la serpiente, Satanás, esperando en el lugar especial preparado para Adán y Eva. Sabemos del capítulo 1 que Adán y Eva debían dominar la tierra, lo que obviamente incluye a la serpiente. En lugar de conquistar a la serpiente, la pareja cayó presa del engaño de la serpiente y fue expulsada fuera de la tierra. En esencia, la primera pareja muere en el exilio por su desobediencia. Del mismo modo, Israel debía conquistar a los habitantes de Canaán. En cambio, fueron presa de las tentaciones de los cananeos, desobedecieron la Ley, y fueron exiliados de la “tierra prometida”.

¿Por qué todos estos paralelos entre Adán e Israel? Ellos están ahí para señalar al Mesías. ¿Cómo? En primer lugar, anunciando proféticamente la desobediencia y el exilio de Israel. Moisés ya sentó las bases teológicas para la redención a partir de la Ley.

En segundo lugar, dada la certeza profética de la desobediencia de Israel, la introducción de la Torá nos obliga a preguntar: “Si nuestra esperanza no está en guardar los mandamientos, entonces ¿dónde está?” ¡Moisés está feliz de que lo preguntes! Así como Dios habla juicio contra la serpiente, la mujer, y el hombre, él profetiza la venida de aquel que va a derrotar a la serpiente: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendiente y su descendiente. Él te aplastará la cabeza cuando tú hieras su calcañar.” (Génesis 3:15). La victoria sobre Satanás está asegurada, ya que es la herencia de las bendiciones desde la creación, no debido a nuestra capacidad de guardar la Ley, sino debido a la promesa de Dios de enviar al Mesías.

Fuente: oneforisrael.org

Vea también

camino

Parashat Re’é / ראה / Mirad: “Un camino a elegir”

Re’é (ראה | Mirad) (3 de septiembre, 2016 | 30 de Av, 5776 | ל באב תשע”ו) Torá: Deuteronomio ...

Un comentario

  1. Buenos días hermanos(as), Nosotros Como Judíos Sefardíes, Deberíamos Dar un Respaldo a Nuestros Hermanos y hermanas de Nuestra Comunidad, Doy Está Opinión, Porque Algunos ‘Dicen Ser Judíos Sefardíes “Y NO lo Son”…’ Por Eso Debemos de Cuidarnos el Uno Para Con el Otro, Ya Que Nuestro Hachen Va al Frente, Y por Intermedio de Yahshúa HA Mashiaj, Quien Está Representado por el Ruaj HA Kodesh; Desde ya Muchas gracias y Bendiciones SHALOM. ..

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *