Sheminí Atzéret: Dar y Finalizar

BY AARON EBY

Lo que comenzó en Pesaj y Shavuot llega a su plenitud con las fiestas del séptimo mes de Tishréi.

sheminíEn su instrucción sobre las fiestas y tiempos señalados, la Torá nos presenta una contradicción sorprendente.

“Ciertamente el día quince de este mes séptimo, cuando hayáis recogido el fruto de la tierra, celebraréis una fiesta solemne al SEÑOR durante siete días. El primer día habrá un reposo solemne, y el octavo día también habrá un reposo solemne.” (Levítico 23:39)

Este versículo nos dice claramente que la Fiesta de Sucot tiene exactamente siete días de duración. Entonces, ¿cómo puede tener un octavo día? Es como decir “32 de enero”. Es casi como si la Torá quisiera dejarnos perplejos sobre esta festividad.

A partir de que Sucot tiene siete días de duración, el octavo día debe ser un día de fiesta diferente al propio. La Torá establece específicamente que las mitzvot asociadas con Sucot, sentarse en la sucá y agitar las cuatro especies, son requeridas sólo para siete días. Por otra parte, debe ser una parte de Sucot, de lo contrario la Torá no lo hubiera llamado el “octavo día”, conectándolo a los otros siete.

El nombre de esta misteriosa fiesta de dos facetas es Sheminí Atzéret [1], que significa “octavo [día de] asamblea”. La palabra atzéret significa “parar”, “retener”, o “reunir”. Uno podría verla como una conclusión o culminación de los días anteriores.

El Atzéret de Sucot

Sucot es la tercera de las tres fiestas de peregrinación en la Torá, las dos primeras son Pésaj y Shavu’ot (Éxodo 23:17; 34:23; Deuteronomio 16:16). El paralelo entre Pésaj y Sucot es fácil de ver, ambos son festivales de siete días.

El solitario día de Shavu’ot, sin embargo, no está aislado. Está atado a Pésaj por las siete semanas de la Cuenta del Omer. Este recuento muestra que Pesaj y Shavu’ot son parte de un largo proceso. En cierto modo, Shavu’ot es el octavo día final de la Pascua, a pesar de que existen varias semanas entre medio.

Lo que es Shavu’ot a Pesaj, lo es Sheminí Atzéret a Sucot. De hecho, los sabios a menudo se refieren a Shavu’ot simplemente como el atzéret de Pésaj.

Notando los paralelismos entre Sheminí Atzéret y Shavu’ot, podemos aprender mucho sobre el significado del día. Por ejemplo, en Pésaj y Sucot, estamos ocupados con las mitzvot durante siete días.

Qué apropiado es que atzéret signifique “detención”, ya que tanto en Shavu’ot y Sheminí Atzeret, no hay mitzvot especiales. No hay reglas únicas sobre qué o dónde comer, sin agitamiento de ramas o seders (órdenes [litúrgicos]). Todo lo que se requiere es descansar y disfrutar de la santidad. No hay más esfuerzos para obtener la santidad, más bien, se otorga a nosotros como un regalo.

Dar y Finalizar

Pésaj ocurre en Nisán, el que la Torá llama el primer mes. Es un tiempo de novedad, los juventud y comienzos. Sucot ocurre en Tishréi, el séptimo mes. Este refleja madurez, crecimiento y finalización.

En Pésaj celebramos nuestra libertad de la esclavitud en Egipto. Pero eso fue sólo el comienzo, ya que no estar en Egipto es sólo el primer paso hacia la redención. Sucot refleja el fruto último de esta liberación: habitar en la tierra prometida y recolectar su cosecha. Así que cuando se llevan los primeros frutos (que normalmente acompañan la peregrinación Sucot) la Torá instruye a los israelitas a volver a contar la historia de la redención. La presentación de las primicias de la tierra de Israel es la prueba de que Dios cumplió sus promesas.

En Shavu’ot celebramos la entrega de la Torá. En cierto sentido, la entrega de la Torá fue la culminación del éxodo, pero en otro sentido, era el comienzo de toda una nueva jornada. Se necesita tiempo y dedicación para poner en práctica la Torá. En el Monte Sinaí, Israel estaba en su infancia.

Pero Sheminí Atzéret representa la madurez. En Sheminí Atzéret celebramos la finalización de la Torá, así también nosotros reconocemos que no es un fin, sino un nuevo comienzo. Por eso Simjat Torá, el día en que se completa el ciclo anual de la Torá y se comienza de nuevo, se asocia con Sheminí Atzéret. [1]

La Finalización del Espíritu

En Shavu’ot miramos hacia atrás en aquel día cuando el Rúaj HaKódesh llenó los corazones de la primera generación de discípulos de Yeshúa. Reflexionamos sobre el momento en nuestras vidas personales cuando el Espíritu de Dios comenzó a socavar nuestros corazones de piedra. Entramos en el reino como niños, preciosos e inocentes, llenos de asombro y esperanza, con ganas de aprender.

Y desde entonces, hemos estado creciendo. El Espíritu de Dios está produciendo fruto en nuestras vidas (Gálatas 5:22-23). Nuestro objetivo es alcanzar la edad adulta madura, la medida de la estatura de la plenitud del Mesías (Efesios 4:11-13).

En Sheminí Atzeret visualizamos el día en que el conocimiento de Dios colmará nuestro mundo:

“Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos, pero cuando venga lo perfecto, lo que es en parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; cuando llegué a ser hombre, dejé lo que era de niño. Porque aún ahora vemos mediante espejo, veladamente; pero entonces, cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, conforme fui conocido.” (I Corintios 13:9-12)

Nota final:

[1] En Israel, Sheminí Atzeret y Simjat Torá son el mismo día. Fuera de Israel, los días festivos se extienden por un día extra para dar cuenta de las discrepancias de calendario. En ese caso, Simjat Torá se observa como el segundo día de Sheminí Atzéret.

Fuente: ffoz.org

Vea también

sucot

El significado de la Fiesta de Sucot

La Fiesta de Sucot es una de mis favoritas. Todas las fiestas de Dios están ...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *