¡Por Favor HaShem Salva Ahora!

POR TOBY JANICKI

Un día donde estamos clamando a Hashem por salvación, es un claro recordatorio de la expiación que tenemos en el Mesías.

sálvanosParece que no hay un día más perfecto para que el Maestro se revelase a sí mismo de forma más completa que en Hoshaná Rabá.

El último día de la gran fiesta, se llevaba acabo una libación de aguas en el Templo, traídas de los estanques de Siloé. En este día Yeshúa hizo su gran anunciamento:

“En el último día, el más grande de la fiesta, Yeshúa se puso en pie, y alzando la voz, dijo: ¡Si alguno tiene sed, venga a mí y beba! El que cree en mí, como dijo la Escritura, de su vientre fluirán ríos de agua viva. Esto dijo acerca del Espíritu que iban a recibir los que creyeran en Él, porque todavía no había Espíritu, pues Yeshúa no había sido aún glorificado. Y al oír estas palabras, de entre la multitud decían: ¡Verdaderamente éste es el Profeta! Otros decían: ¡Éste es el Mesías! Pero otros decían: ¿Acaso el Mesías viene de Galilea? ¿No dice la Escritura que el Mesías viene de la descendencia de David y de Bet-léjem, la aldea de David? Por esto surgió una división entre la gente a causa de Él.” (Juan 7:37-43)

Hoshaná Rabá este año, 5777, cae hoy 23 de octubre (iniciando el 22 por al anochecer), el séptimo día de la festividad de Sucot. Hoshaná Rabá significa “El Gran ‘Sálvanos’.” Se llama así porque la frase Hoshaná [¡Sálvanos!] se repite una y otra vez a lo largo de la liturgia. Mientras oraba con un grupo pequeño esta mañana, realmente me hizo sentir conduciéndome al hogar, ya que este es el día en que Israel está clamando por salvación, es decir, clamando por “Yeshuáh”.

En el servicio de la mañana, hay un tiempo de procesional donde la bimah [podio] es rodeada por completo siete veces con toques de shofar. Esto es en recuerdo de la caída de Jericó. El midrash afirma que los muros de Jericó no solo colapsaron simplemente de forma literal al suelo. Que lo mismo pueda suceder con las cosas que nos mantienen en esclavitud, ¡que también sean derribadas en el Mesías!

Otra de las tradiciones es tomar cinco ramas de sauce y golpearlas en el suelo cinco veces. La idea es hacer que la mayor cantidad de hojas caigan en cuanto sea posible durante este proceso, lo que simboliza la expiación de nuestros pecados. En un día en el que estamos clamando a Hashem por salvación, esto es un claro recordatorio para mí de la expiación que tenemos en Yeshúa. ¡Afortunadamente casi todas mis hojas se cayeron!

Con todo, este es un día emocionante, donde la liturgia está llena de alusiones y cuadros mesiánicos. Miramos continuamos adelante hacia Sheminí Atzéret y Simjat Torá, que podamos caminar en la redención y expiación de nuestro Maestro Yeshúa.

¡Jag Sameaj! | ¡Feliz Fiesta!

Fuente: ffoz.org

Vea también

La Verdadera Dificultad

¿Por qué los discípulos de Yeshúa se apartaron de seguirle? ¿Cuál era la dificultad de ...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *