Va’etjanán / ואתחנן / Y supliqué: El Shemá Universal

  • 20 de agosto, 2016 | 16 de Av, 5776 | י”ו באב תשע”ו)
  • Torá: Deuteronomio 3:23-7:11
  • Profetas: Isaías 40:1-26
  • Evangelio: Lucas 22:13-38

Resumen de la Porción

La cuadragésima quinta lectura de la Torá y la segunda lectura del libro de Deuteronomio es llamada Va’etjanán (ואתחנן), lo que significa “y yo supliqué”. El título proviene del primer versículo de la lectura, el cual dice, “Y también supliqué (va’etjanán) al Señor en aquel tiempo” (Deuteronomio 3:23). La porción completa el prólogo histórico del documento de pacto de Deuteronomio e inicia una enumeración de estipulaciones. Parte de esta enumeración es una repetición de Los Diez Mandamientos y el famoso primer pasaje del Shemá: Deuteronomio 6:4-9.

El Shemá Universal

POR TOBY JANICKI

shemáEl Shemá representa el ocultamiento de Dios en el mundo.

“Oye, oh Israel: El SEÑOR es nuestro Dios, el SEÑOR es uno” (Deuteronomio 6:4).

La porción de la Torá de esta semana, Vaetjanán contiene la que quizás sea la más importante oración en el judaísmo: “Shemá Israel, Adonai Eloheinu, Adonai ejad”, “Oye, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor es uno”.

Conocido como el Shemá (o la Shemá), derivado de la primera palabra “oye” (שמע, sh’má), es una declaración de que HaShem (lit. “El nombre”, es decir, referencia al nombre de Dios) es el único Dios de Israel, que Él es su Rey, y que ellos oirán y obedecerán su voz. Se dice dos veces al día en los servicios diarios de la sinagoga y es también la última oración que se dice al morir. Muchos mártires judíos exhalaron su último aliento mientras pronunciaban esta declaración de fe.

En el pensamiento judío, el Shemá representa también el ocultamiento de Dios en el mundo. ¿Cómo es eso? La oración es Israel-céntrica. No dice “Oíd, oh naciones”, sino “Oye, Israel”. Es una declaración de que HaShem es el Dios de Israel. No está diciendo que él no es el Dios de toda la tierra, sino que ese no es el foco de la oración. En este sentido representa el estado actual de exilio, donde Dios se ha revelado a Israel, pero no a todas las naciones de la tierra.

La buena noticia es que esta revelación de Dios viene en el futuro. En la Era Mesiánica, el Mesías Yeshúa regresará, y el conocimiento de Dios inundará la tierra. Habacuc nos dice: “Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria del Señor, como las aguas cubren el mar” (Habacuc 2:14). En ese día todo el mundo va a conocer al Dios de Israel. Este conocimiento comenzó a propagarse cuando Yeshúa extendió el mensaje del evangelio a las naciones gentiles, pero no se cumplió en su totalidad sino hasta que él regrese.

Entonces, ¿hay un Shemá universal? Rashi comentando Deuteronomio 6:4 escribe:

“El Señor es nuestro Dios; el Señor es uno”: El Señor, quien ahora es nuestro Dios y no el Dios de las otras naciones, Él será [declarado] en el futuro el “único Dios”, como está dicho: “Para ese entonces purificaré los labios de los pueblos, para que todos invoquen el nombre del Señor” (Sofonías 3:9), y está [también] dicho: “en ese día será el Señor será uno, y uno su nombre” (Zacarías 14:9).

El versículo completo de Zacarías 14:9 dice: “Y el Señor será rey sobre toda la tierra. En aquel día el Señor será uno, y uno su nombre”. Esto representa la plenitud del mensaje del Shemá. Dios es Rey y él es el Dios no sólo de Israel, sino de todas las naciones de la tierra.

Por ahora, el pueblo judío y los que los unen recitan una versión truncada de esta promesa. Reconocemos que en esta era Dios se reveló al pueblo judío y es a través de ellos que el conocimiento de Dios se está extendiendo por toda la tierra. Esto entonces será culminado en la Era Mesiánica, cuando HaShem será el único Dios de la Tierra, será Rey sobre todos, y todos oirán y obedecerán voz.

Por tanto, es interesante que Zacarías 14:9 es recitado tres veces al día en la sinagoga hacia el término de cada servicio al final de una oración llamada Aleinu (“Es nuestro deber”, עלינו). La segunda mitad de la oración del Aleinu se centra en el reino cuando todas las naciones se inclinarán ante HaShem y le adorarán sólo a él:

Por tanto, en Ti ponemos nuestra esperanza, Señor y Dios nuestro, para ver rápidamente la grandeza de Tu esplendor, para que la idolatría pase de la tierra, y los ídolos sean completamente exterminados, para reparar el mundo en el reino del Shaddai (Todopoderoso). Y toda la humanidad invocará Tu nombre, para que todos los malvados de la tierra se dirijan a Ti. Todos los habitantes del mundo te reconocerán y sabrán que, ante Ti, toda rodilla debe doblarse y toda lengua jurar (Isaías 45:23). Ante de ti, oh Señor, nuestro Dios, doblarán todas las rodillas y se prosternarán, y darán gloria a Tu nombre precioso. Y todos aceptarán el yugo de Tu reino, y reinarás sobre ellos, prontamente y para siempre. Porque el Reino es tuyo, y por los siglos de los siglos reinarás gloriosamente, como está escrito en Tu Torá: “¡El Señor reinará por siempre jamás!” (Éxodo 15:18). Y está dicho: “Y el Señor será rey sobre toda la tierra; en aquel día, el Señor será Uno y Su Nombre será Uno” (Zacarías 14: 9).

En mi mente, entonces, los servicios diarios de oración por la mañana (Shajarit) y por la noche (Ma’ariv) se convierten en una imagen de la historia de la redención. El Shemá, recitado temprano en el servicio, representa la revelación original de Dios de sí mismo en el Monte Sinaí al pueblo judío, mientras que el Aleinu, recitado al final del servicio, representa la revelación final de HaShem a la totalidad en el reino de los cielos. ¡Que sea pronto y en nuestros días!

Fuente: ffoz

Vea también

justicia

Parashat Shoftim / שופטים / Jueces: “La Conexión Entre Justicia y Rectitud”

Shoftim (שופטים| Jueces) (10 de septiembre, 2016 | 7 de Elul, 5776 | ז באלול תשע”ו) Torá: Deuteronomio 16:18-21:9 ...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *