La Verdadera Dificultad

¿Por qué los discípulos de Yeshúa se apartaron de seguirle? ¿Cuál era la dificultad de lo que dijo por la que tanto se ofendieron?

Los discípulos de Yeshúa encontraron Sus afirmaciones místicas difíciles de ingerir. Muchos de ellos murmuraron, y dijeron: “Dura es esta afirmación” (Juan 6:60). ¿Qué era lo que los discípulos de Yeshúa encontraron tan duro?

Los comentaristas explican que los discípulos judíos encontraron la imagen de comer su carne y beber su sangre ofensiva. Si es así, los discípulos no entendieron que su rabino hablaba metafóricamente. Asumieron que de alguna manera, literalmente, él les destinaba a comérselo. Alternativamente, no entendieron que hablaba sobre el sacramento de la Eucaristía (que aún no había introducido) a través del cual el pan y el vino milagrosamente transustanciaba Su actual carne y sangre. Ninguna de estas explicaciones satisface por completo el rompecabezas.

La explicación sacramental es anacrónica. La teología del sacramento de la Eucaristía y su transubstanciación aún no existía, ni Yeshúa todavía había realizado Su Último Seder (de Pésaj) en el que compartió la copa y el pan con sus discípulos. Una repulsión sobre una imagen de canibalismo es poco probable. La congregación judía en la sinagoga de Capernaum no podría haber tomado al rabino literalmente o haber entendido que sugería el canibalismo, incluso en un nivel sacramental. Por el contrario, todas las indicaciones de la literatura judía apuntan a una sociedad instruida que hábilmente manejaba y maniobraba metáforas, una sociedad capaz de clasificar el simbolismo y la reasignación de las imágenes mucho más acertadamente que nosotros mismos. Inmersos desde la infancia en la poesía de las Escrituras Hebreas que habla del vino como “la sangre de uvas” y los sacrificios en los altares como “el alimento de Dios”, los judíos en la sinagoga de Capernaum estaban probablemente más alfabetizados que la mayoría de los lectores de la Biblia modernos y mejor equipados del pensamiento abstracto que el lector de la Biblia promedio de hoy.

Estamos más acostumbrados a la metáfora de comer y beber de lo que a veces pensamos. Por ejemplo, devoramos libros, digerimos información, saboreamos las enseñanzas, tragamos rumores, masticamos ideas, y digerimos las Escrituras. En un pasaje, el propio Talmud emplea la metáfora de “comer del mesías”, y esto significa disfrutar de las bendiciones del Rey mesiánico (T.B. Sanedrín 99a).

El comer y el beber de su cuerpo no podría haber ofendido tan profundamente a Sus discípulos, porque, obviamente, la intención era sentido figurado. Él mismo lo explicó como una metáfora de permanecer en él. Entonces ¿Por qué tantos de sus discípulos se ofendieron del discurso del pan de vida?

bread-from-heavenLa dificultad no se alzó de la metáfora de comer y beber sino más bien de su aclamación de haber descendido del cielo. Los galileos lo conocían mejor. Conocían a sus padres y su familia, y ellos sabían que él había crecido en un plano local. “¿Cómo es que ahora dice: ‘Yo he descendido del cielo’?”, ellos se opusieron. Esta fue la verdadera dificultad.

Fuente: TorahClub

Vea también

Yeshua-Teaches-the-People-by-the-Sea-by-James-Joseph-Jacques-Tissot

Moshe y Yeshua: 30 Paralelos

Hashem (Lit. ‘El Nombre’, en referencia al tetragrama del nombre de Di-s: YHVH) cariñosamente ha ...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *