Parashát Devarim / דברים / Palabras: “Como las Estrellas del Cielo”

  • Torá: Deuteronomio 1:1-3:22
  • Haftará: Isaías 1:1-27
  • Besorá Tová: Marcos 14:1-16

qgj2gxmdzgmzResumen de la Porción

Devarim (דברים) es a la vez el título del último libro del rollo de la Torá y el título de la primera porción de la Torá en este libro. Devarim significa “palabras.” El mundo de habla Española llama este libro Deuteronomio. El título hebreo del libro proviene de la frase inicial del libro: “Estas son las palabras (devarim) que habló Moisés a todo Israel al otro lado del Jordán, en el desierto…” (Deuteronomio 1:1).

Un antiguo nombre para el libro de Deuteronomio es Mishná Torá (משנה תורה), que significa “repetición de la Torá.” Este es similar al nombre de la Septuaginta Griega Deuteronomos, que significa “segunda ley”. El nombre Español Deuteronomio se deriva de Deuteronomos.

El libro de Deuteronomio está dominado por el discurso de despedida de Moisés a los hijos de Israel, instándoles a permanecer fieles al pacto y los preparándolos para entrar en Canaán. Durante el transcurso del libro, Moisés repasa la historia de la entrega de la Torá en el Sinaí y el viaje a la tierra prometida, reitera varias leyes de la Torá e introduce nuevas leyes. El libro parece seguir el patrón general de un antiguo documento de un Documento de trato pactado en el Cercano Oriente.

A medida que estudiamos primera lectura de la semana del libro del Éxodo, los hijos de Israel se ensamblan en las llanuras de Moab, junto al Jordán de Jericó.

Pensamiento para la semana:

Para ser una persona de fe exitosa, es importante desarrollar una creencia inquebrantable en la fidelidad de Dios a Sus promesas. La Biblia está llena de promesas extrañas. Cuando un padre promete a su hijo, “Esta noche voy a traer helado a casa”, el niño anticipa que habrá helado. Él no lo duda. Una persona debe esforzarse por desarrollar la sencilla, confiada fe de un niño.

Comentario:

El SEÑOR vuestro Dios os ha multiplicado, y he aquí, ustedes son el día de hoy como las estrellas del cielo en número. (Deuteronomio 1:10)

Moisés observó que los hijos de Israel eran una innumerable multitud, como las estrellas del cielo. Este fue el cumplimiento de una promesa que Dios había hecho a Abraham. Una noche Abraham estaba en su tienda cuando Dios se le apareció en una visión y le dijo, “No temas, Abram, yo soy un escudo para ti; tu recompensa será muy grande” (Génesis 15:1). Abraham objetó que una recompensa era de poca utilidad para él, ya que no tenía heredero a quién dársela. Entonces el SEÑOR tomó Abraham fuera de la tienda y le mostró las miríadas de estrellas extendidas a través del cielo nocturno. El SEÑOR dijo, “Ahora mira hacia los cielos, y cuenta las estrellas, si eres capaz de contarlas… Así será tu descendencia.” (Génesis 15:5). Fue esta promesa que Abraham creyó y Dios se lo contó como justicia.

En Deuteronomio 1 la promesa de Dios hecha a Abraham en el Neguev estaba cerca de cumplirse. Los hijos de Israel se habían multiplicado en una multitud que Moisés comparó con “las estrellas del cielo en el número” (Deuteronomio 1:10).

Aunque las multitudes de Israel podrían parecer innumerables como las estrellas, Dios conoce a cada persona individualmente. Los salmos dicen, “Él cuenta el número de las estrellas; Y pone nombre a cada una de ellas ” (Salmo 147:4). Con Dios, ninguna persona es intrascendente. Él conoce a cada uno de nosotros por nuestro nombre.

Cuando el pueblo de Israel luchó bajo la esclavitud del exilio Asirio y Babilónico, sintieron que Dios ya no los veía. El pueblo dijo, “Mi camino está escondido del SEÑOR, y mi justicia pasa inadvertida a mi Dios” (Isaías 40:27). El profeta Isaías respondió diciendo a los israelitas que miraran arriba en el cielo nocturno y vieran las estrellas:

Alzad a lo alto vuestros ojos y ved quién ha creado estos astros: el que hace salir en orden a su ejército, y a todos llama por su nombre. Por la grandeza de su fuerza y la fortaleza de su poder no falta ni uno. (Isaías 40:26)

Si Dios comanda a las huestes estrelladas, pastoreándoles sin que siquiera una de ellas se escape de su cuidado, Él también vigila y cuida a las personas que son como las estrellas del cielo. Ninguna de ellas falta ante Él.

Fuente: TorahClub

Vea también

justicia

Parashat Shoftim / שופטים / Jueces: “La Conexión Entre Justicia y Rectitud”

Shoftim (שופטים| Jueces) (10 de septiembre, 2016 | 7 de Elul, 5776 | ז באלול תשע”ו) Torá: Deuteronomio 16:18-21:9 ...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *