La mujer virtuosa de Proverbios 31

Salomón tenía un montón de experiencia con las mujeres; lo último que necesitaba era que su madre coincidiera con él en otra.

eshet_chail_new_1Proverbios 31:10 nos pregunta quién puede encontrar a una mujer “capaz” o “virtuosa”, una “eshet jail” (אשת חיל). En una primera instancia, esta pregunta parece un poco insultante. ¿Las mujeres virtuosas y capaces realmente son tan raras y difíciles de encontrar?

Conozco personalmente a muchas mujeres cuyos logros son demasiado grandes para enumerarlos. Ciertamente, la madre del rey Lemuel (tradicionalmente, Salomón) no pretendía insinuar que pocas mujeres eran buenas.

Salomón tenía un montón de experiencia con las mujeres; lo último que necesitaba era que su madre coincidiera con él en otra. Más bien, la cuestión de Proverbios 31 plantea un enigma para nosotros; se pregunta: “¿Puedes descifrar lo que estoy insinuando en esta descripción de lo que ésta mujer es capaz?”

Los místicos del siglo XVII interpretan este pasaje como una representación de la Presencia Divina que es recibida como la novia del shabat. Pero en su contexto original, la alegoría de Proverbios 31 tenía un significado diferente. El comentario de The Sabbath Table explica:

El tema del libro de Proverbios es la sabiduría y el temor del Señor. La Sabiduría se compara con la Torá, y es personificada como una mujer. El libro comienza con la ecuación, “El temor del SEÑOR es el principio de la sabiduría” (Proverbios 1:7). Del mismo modo que el valor de la mujer capaz es “mucho mayor que las perlas,” los Proverbios también declaran que “la sabiduría es mejor que las perlas” (Proverbios 8:11). “Dichoso el que encuentra la sabiduría… ella es más preciosa que las perlas” (Proverbios 3:13,15).

Proverbios 31 concluye con la idea: “Una mujer que teme al Señor debería ser alabada” (Proverbios 31:30), aunque no se menciona anteriormente en el pasaje sobre el temor de Dios. La frase descriptiva “que teme al SEÑOR” en hebreo es exactamente la misma que la frase “el temor del SEÑOR” (yir’at HaShem , יראת יי). Esto lo hace sonar como si la mujer misma es el temor del SEÑOR, es decir, la Torá.

Esto podría explicar la forma acróstica del pasaje. La “mujer” se compone de las letras del alfabeto, en alusión a su identidad como la Torá. Rabino Isaac bar Nehemías dijo: “Así como el Santo bendito dio la Torá a Israel con veintidós letras, así él elogia a las mujeres en posición vertical con veintidós letras.”

En este punto de vista, cada una de las representaciones de la mujer capaz (o virtuosa) representa la Torá de alguna manera. Por ejemplo, cuando el pasaje dice que la mujer adquiere un campo y planta una viña (Proverbios 31:16), esto se refiere a la promesa de la Torá de la tierra de Canaán y el establecimiento de Israel allí. El idioma de su generosidad hacia los pobres (Proverbios 31:20) habla de los mandamientos para mostrar caridad (tzedaká). Sus hijos, el Benei Torá, son el pueblo judío, y su marido que se sienta con los ancianos (Proverbios 31:23) corresponde a los estudiosos y jueces que han dominado [la enseñanza de] la Torá.

En un sentido espiritual, Proverbios 31, incluso puede ser visto como una descripción de nuestro Maestro Yeshúa, que existe como la Torá viviente – la misma palabra de Di-s en forma humana-.

Fuente: FFOZ

Vea también

adoración

La Adoración No Es Solo Una Canción: Parte 1

Por Keren Silver, (8 de mayo, 2016) “¡Venid, cantemos con gozo al Señor! ¡Aclamemos con ...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *